jueves, 23 de abril de 2009

Guerra y gas, último artículo de Jon





Guerra y gas

Jon Juanma Illescas Martínez *



La guerra es el juego de los reyes, si sus súbditos fueran inteligentes, no jugarían jamás. (William Cowper)



Gracias a esta obra de John Singer Sargent sobre la Primera Guerra Mundial, conocida por aquel entonces como Gran Guerra, podemos sentir todo el horror y el absurdo de la matanza. El absurdo para los que participan en ella, por supuesto. Ya que para algunos, para “otros”, para los que no están en el campo de batalla suele ser muy rentable. Me refiero a los capitalistas de las empresas de armas, también los empresarios de todo tipo de los países “neutrales” que venden sus mercancías más caras ante la necesidad de las poblaciones de los países beligerantes; y de los militares de alto rango, que lejos del campo de batalla juegan la “Risk”1 para ver quién se lleva el mayor ascenso en la pirámide militar. Ya se sabe, “a río revuelto, ganancia de pescadores”.

Esta obra de Sargent, pintor realista que vivió entre 1856 y 1925, nacido en Florencia pero de padre americano, pertenece a la fase de madurez del artista. La pintura titulada “Gaseados” es de una maestría compositiva considerable. Con dos líneas horizontales de soldados que potencian la monotonía, la incerteza y la fragilidad de los mismos que cegados, no saben hacia dónde caminan. Además, los “gaseados” que vienen en fila desde el fondo refuerzan la horizontalidad conceptual de las dos primeras (los soldados del primer plano caminando y los yacientes) provocando una sensación “de imposible escapatoria” por parte del espectador que se siente, por un instante, con esos pobres desgraciados en el laberinto de la muerte. En esta asombrosa composición podemos casi oler el polvo del campo de batalla y los cadáveres que yacen en el mismo. Sentimos la angustia y la fragilidad de esos cuerpos tras el fragor de la batalla, tras el fin de toda heroicidad. Podemos casi sentir el zarpazo de la bestia de la muerte que fue la maquinaria industrial de guerra de la primera mitad del siglo XX.

Sargent, como otros pintores realistas de la época (convenientemente olvidados por el sistema actual en base a su historiografia ortodoxa del arte), se centró en dar un testimonio lo más realista posible de aquella devastadora guerra. En concreto, podemos ver en el lienzo los efectos del llamado “gas mostaza” ( de nombre real “mostaza azufrada”). Este gas utilizado por primera vez en un campo de batalla por los alemanes, el 22 de abril de 1915 en el frente de Ypres (pequeña ciudad al sur-oeste de Bélgica), se caracterizaba por producir quemaduras y ulceraciones en la piel de los combatientes. Además, como era más pesado que el aire, permanecía en los cráteres que provocaban los proyectiles y las bombas, lugar en los cuales, los soldados que padecían el bombardeo solían ir a ocultarse. De esta manera no se les dejaban escapatoria. Lo curioso del caso y que demuestra que en la mayoría de las guerras los soldados no son más que peones de un gran juego de mesa orquestado por los ricos, es que el bando lanzador de gas, debía tener mucho cuidado con la dirección del viento, porque si cambiaba podía perjudicarlos letalmente.

El lienzo tiene una pincelada suelta, que debido a su tamaño (2,28 x 6,28 metros) sólo se aprecia delante del mismo o bien en reproducciones de detalle. La pincelada de Sargent aunque realista, coquetea con el impresionismo entonces de moda incluso en sectores de la alta burguesía (que eran sus clientes habituales). Los tonos monocromos, tierras, sienas y amarillos, nos introducen en la asfixiante atmósfera de la guerra, la muerte y el gas.

Una gran obra que se halla expuesta en el Museo Imperial de Guerra en Londres. Curioso nombre para un museo que debería educarnos para repudiar la guerra. Curioso que el mismo aún conserve el epíteto de “Imperial”, ¿no les bastaba a las autoridades inglesas con dejarlo en “Museo de la Guerra”'? Puede que los tiempos no hayan cambiado tanto, después de todo...

Quizás algún día se acabaran las guerras, pero para ello, tendremos que librar entre todos una muy grande, desconocida hasta la fecha. Una que deberá comenzar en nuestra conciencia y hacer buena la siguiente cita del socialista Pi i Margall 2 :

“No condeno en absoluto la guerra. La considero sagrada contra todo género de opresores.”


Quizás cuando no existan opresores ni oprimidos, cuando todos seamos iguales dentro de la diversidad, quizás sólo entonces, consigamos alejar el Monstruo. Demasiado cotidiano por otra parte, para muchos de nuestros semejantes, cada día de sus vidas 3 . Mientras tanto seguiremos siendo los peones del los reyes, rezando para que no les apetezca jugar una nueva partida.

* Jon Juanma es el seudónimo artistico/revolucionario de Jon E. Illescas Martínez, artista plástico, analista político y teórico del Socialismo.

10 de abril de 2009

Para contactar con el autor: jonjuanma@gmail.com
Para visitar su blog: http://jonjuanma.blogspot.com/
Parte de su obra plástica: http://jon-juanma.artelista.com/

Notas:

1. El Risk es un conocido juego de mesa inventado por el director de cine francés Albert Lamorisse en 1950 y comercializado por Parker Brothers (actualmente parte de Hasbro) bajo el nombre de La Conquette Du Monde (La Conquista del Mundo). El juego conoció su máxima popularidad en el Reino Unido, donde vivió años antes Sargent. El Risk pertenece a esos juegos en que niños y adolescentes juegan desde pequeños para familiarizarse con la guerra, el espíritu de “conquista” del ganador y sometimiento del perdedor.

2. Uno de los presidentes de la Primera República Española (1873-1874). Creía en una democracia socialista, mezclaba ideas federalistas, proudhonianas y también influencias marxistas incipientes.

3. En la actualidad hay 23 países en guerra en un total de 27 conflictos armados. Fuente: 20 minutos http://www.webislam.com/?idt=10935